Análisis de la eficacia de las alternativas de tratamiento actual de la fascitis plantar empleadas en la práctica clínica

  1. Teresa Concepción Medina
Supervised by:
  1. Juan Martín Martín Director
  2. A.M. García Bravo Director

Defence university: Universidad de La Laguna

Year of defence: 2017

Committee:
  1. Ana Allende Riera Chair
  2. M. Nieves Martín Álamo Secretary
  3. María Luisa Nieto Morales Committee member
Department:
  1. Medicina Física y Farmacología

Type: Thesis

Abstract

1. Introducción La fascitis plantar (FP) es la causa más frecuente de dolor en el talón. La FP se presenta en general como un problema aislado, pero puede estar asociada a enfermedades reumáticas sistémicas, particularmente a la artritis reactiva y espondiloartritis. Es frecuente la coexistencia con el espolón calcáneo, pudiendo representar una respuesta secundaria a una reacción inflamatoria. Su causa es poco conocida siendo probablemente multifactorial. No existe un criterio diagnóstico “gold standard “ para la FP, pero el cuadro clínico es fácilmente reconocible realizándose el diagnóstico mediante la historia clínica y la exploración física. En general el pronóstico es favorable. Aproximadamente el 80% de los pacientes presentan una resolución completa en los pri-meros 12 meses de su presentación.Sin embargo, en un 15% de los casos persisten síntomas leves y un 3 % presenta síntomas limitan-tes después de 3 años. Se utiliza una variedad de tratamientos conservadores sin que existan ensayos de alta calidad, aleatorizados y controlados que apoyen su eficacia La cirugía generalmente se reserva para aquellos pacientes que no responden al tratamiento conservador superados los 6-12 meses . 2. Hipótesis Las terapias con ondas de choque y toxina botulínica son más eficaces que aquellas habitualmente empleadas de primera lí-nea como taloneras, antiinflamatorios y ejercicios, en el tratamiento de las fascitis plantar (FP). 3. Objetivos El objetivo primario de este estudio ha sido comparar la eficacia de cuatro métodos de tratamiento de la fascitis plantar (FP). El primero de ellos, como base del tratamiento, consistente en el em-pleo de antiinflamatorios no esteroideo, ejercicios de estiramiento de la fascia plantar, uso de taloneras y crioterapia. El segundo método combinando el tratamiento de base y la capsaicina tópica. El tercero compuesto por toxina botulínica y el tratamiento base. Y el cuarto empleado el tratamiento de base junto a las ondas de choque (OC). 4. Métodos a. Tipo de estudio Estudio observacional prospectivo. b. Variables Las variables principales de estudio son: grosor de la fascia plantar medido por ecografía, intensidad del dolor según la escala visual analógica (EVA), al inicio de la marcha, al final del día, a la presión de la fascia y adherencia al tratamiento. Las variables secundarias consideradas son: género, edad, índice de masa corporal (IMC), actividad física, ocupación laboral y tratamientos previos recibidos. c. Población Pacientes mayores de 18 años con dolor en talón por FP de más de 3 meses de evolución y que presentan un grosor de la fascia mayor o igual a 4.5 mm por medición ecográfica. El tamaño de la muestra estudiada fue de 247 sujetos, 64 participantes en el grupo de tratamiento base, 70 participantes en el grupo de capsaicina tópica, 59 participantes en el grupo de toxina botulínica y 54 participantes en el grupo de ondas de choque. d. Protocolo de estudio Para la asignación a los grupos se empleó el modelo de asignación oportunista. Los pacientes procedían de las consultas externas del Servicio de Rehabilitación (población de referencia del área de Santa Cruz y área Sur de Tenerife) que cumplían los criterios de inclusión y exclusión y aceptaron su participación firmando el consentimiento informado. La duración del estudio fue de 6 meses, realizando 4 visitas evaluadoras: primera previa al tratamiento y sucesivas a las 4,12 y 24 semanas. e. Análisis del estudio La descripción de la muestra se realizó resumiendo las variables nominales en frecuencias absolutas y relativas, las ordinales en mediana y las de escala como media, previa comprobación de sus distribuciones de curvas cercanas a la normalidad mediante la forma de sus histogramas y según la prueba de Kolmogorov-Smirnov. Para la comparación de las variables secundarias se empleó la prueba de χ2 de Pearson. Y para el análisis de las variables principales se empleó el modelo de análisis de la varianza y el análisis post hoc de comparaciones múltiples de Bonferroni. El nivel de significancia estadística considerado fue p< 0.05. Los cálculos se realizaron con ayuda del paquete de procesamiento estadístico por ordenador Windows XP SPSS 21.0 de IMB Co. 5. Resultados Al finalizar el estudio el grosor de las fascias disminuyó en todos los grupos de tratamiento: en el base 1,5 mm, en el de capsaicina 2.2 mm, en el de la toxina botulínica 2.9 mm y 2.6m en el grupo de OC. El dolor por presión según la EVA disminuyó en todos los grupos de tratamiento: base 3.1 puntos, capsaicina 3 puntos, toxina botulínica 4.2 puntos y OC 4.1 puntos. El dolor al iniciode la marcha disminuyó en todos los grupos de tratamiento, base 2.8 puntos, capsaicina 3.3 puntos, toxina botulínica 4.7 puntos y OC 3.9 puntos. Y el dolor al final del día disminuyó en todos los grupos de tratamiento: base 3.1 puntos, capsaicina 3 puntos, toxina botulínica 4.2 puntos y OC 3.9 puntos. El 83% de los sujetos tratados no abandonaron el tratamiento y el 17% abandonó el tratamiento por mejoría. 6. Conclusiones La disminución del dolor puede alcanzar el 26%-29% con los métodos de tratamiento con toxina botulínica u ondas de choque por encima de lo que pueden llegar a alcanzar los tratamientos de base o agregando capsaicina tópica. Según nuestros resultados, el empleo de toxina botulínica añadida al tratamiento base es el más eficaz de los cuatro métodos, seguido por el tratamiento con ondas de choque añadido al tratamiento base.