Debates actuales en epistemología feministas. Hacia una filosofía política de la ciencia

  1. María José Tacoronte Domínguez
Supervised by:
  1. Margarita Santana de la Cruz Director
  2. Antonio F. Canales Serrano Director

Defence university: Universidad de La Laguna

Year of defence: 2018

Department:
  1. Historia y Filosofía de la Ciencia, la Educación y el Lenguaje

Type: Thesis

Teseo: 571046 DIALNET

Abstract

Esta investigación tiene como propósito buscar vías para una democratización de la ciencia. Desde la perspectiva feminista de ciencia, y tomando como ejes centrales las propuestas de H. Longino y D. Haraway, se quiere mostrar, primero, que la filosofía de la ciencia, así como la ciencia misma, necesitan ampliar sus agentes en la conformación del conocimiento; segundo, que la inclusión de la perspectiva de género en estos ámbitos supone innovación en la ciencia, lo que implica una mejora epistémica y, por tanto, científica. Y, finalmente, se defiende la idea propuesta por el feminismo de ciencia que destaca que la ciencia es una práctica social. El pensamiento feminista de ciencia, marco en el que se inserta este trabajo, pretende servir como cartografía parcial que muestra la importancia de la crítica teórica y de la praxis transformadora como ejercicios necesarios para posibilitar una democratización de la ciencia. Las críticas feministas atienden a diversos espacios de la actividad científica, con la herramienta de la perspectiva de género, para mostrar los sesgos de género que se mantienen en la producción del conocimiento, y que han dado como resultado un conocimiento parcial que no ha tenido en cuenta a las minorías excluidas, y sobre todo, a las mujeres. La ciencia no ha sido objetiva ni neutral porque esta exclusión supone una marginación de perspectivas y de alternativas que enriquecerían el debate y la crítica en la práctica científica. La idea fundamental de este planteamiento es, por un lado, destacar que no es posible una teoría general del conocimiento que no tenga en cuenta el contexto social del sujeto que conoce y, por otro lado, la necesidad de entender la ciencia como una práctica (no sólo como teoría) que es fundamentalmente transformadora. El feminismo es un movimiento político y, como tal, sus objetivos están orientados a una mejora de la ciencia y de su producción desde la participación y la actuación de diferentes sujetos. Las coordenadas en las que se centra este trabajo son la unión del conocimiento como práctica social (H. Longino) y los conocimientos situados que resaltan la participación política de los oprimidos (D. Haraway). Esta unión permite adentrarse en cómo es hacer filosofía de la ciencia como feministas, y en cómo pensar la ciencia desde la epistemología feminista.