Estudio del papel de los receptores sigma-1 en la regulación de la conducta agonística y la ansiedad en ratones

  1. David Beltran Guerrero
Supervised by:
  1. José Francisco Navarro Humanes Director

Defence university: Universidad de Málaga

Year of defence: 2004

Type: Thesis

Teseo: 102234 DIALNET

Abstract

Actualmente, los receptores sigma-1 constituyen un enigma para la comunidad científica. Esto es así porque desde un punto de vista estructural y bioquímico estos receptores no se parecen a ningún otro receptor conocido. De hecho, y a pesar de los esfuerzos realizados, la función celular básica de los receptores sigma-1 aún no ha sido delimitada. Sin embargo, existe un importante cuerpo de evidencias que sugieren que los ligandos de estos receptores desarrollan una potente capacidad neuromoduladora debe estar detrás de los múltiples efectos conductuales que han sido descritos tras la administración de los ligandos sigma-1. El objetivo del presete trabajo de tesis doctoral no es otro que el análisis que algunos ligandos sigma-1 tiene sobre las conductas de ansiedad y agresión, afecto que, por otro lado, aún no ha sido determinado para ningún ligando de estos receptores. Para ello, hemos utilizado modelos animales de conducta exploratoria (Test del Laberinto Elevado en Cruz, Test de Preferencia Luz-Oscuridad y Test del "Hole-Board") y social (Test de Interacciones Sociales), así como, para el caso de la agresión, también hemos utilizado el aislamiento como condición inductora de conductas agresivas. Los ligandos explorados han sido (+)SKF-10,047, un agonista clásico y específico de sigma-1, y BD1047, un antagonista de reciente desarrollo. Los resultados obtenidos con los modelos de conducta exploratoria y social tras la administración de SKF-10,047 concuerdan, de forma que parece ser que , en general y no sin ciertas reservas, el agonismo de estos receptores puede mostrar propiedades de tipo ansiogénico. En cuanto a la conducta agresiva, los experimentos realizados indican que este mismo compuesto parece exhibir un perfil anti-agresivo que curiosamente se acompaña de una mejora de las conductas sociales de los ratones aislados, mientras que, por otro lado, el antagonismo de sigma-1 no parece tener ninguna consecuencia so