Valoración del niño inmigrante

  1. Roque Abián Montesdeoca Melián
  2. Jesús Poch Páez
  3. Angel A. Hernández Borges
  4. Julio Aparicio Sánchez
  5. Mercedes Herranz Aguirre
  6. M. Mateos
  7. Ricardo López Almaraz
Journal:
Anales del sistema sanitario de Navarra

ISSN: 1137-6627

Year of publication: 2006

Volume: 29

Issue: 1

Pages: 35-47

Type: Article

Export: RIS
DOI: 10.4321/s1137-66272006000200004 GOOGLE SCHOLAR lock_openOpen access editor

Metrics

SCImago Journal Rank

  • Year 2006
  • SJR Journal Impact: 0.125
  • Best Quartile: Q3
  • Area: Medicine (miscellaneous) Quartile: Q3 Rank in area: 1917/2871

CIRC

  • Social Sciences: B

Abstract

En los últimos veinte años España se ha convertido en uno de los principales países receptores de población extranjera. Como consecuencia de esa entrada masiva de personas, nuestro país se encuentra entre los primeros de Europa en cuanto a incremento interanual de población. El concepto de niño inmigrante es muy amplio y engloba a menores de características muy diversas, como los procedentes de adopciones internacionales, los hijos de familias provenientes de países en vías de desarrollo o aquellos que vienen de otros países desarrollados. Los niños inmigrantes no representan un riesgo de salud para la población autóctona, muy al contrario, suelen estar en situación de desprotección por sus escasas coberturas vacunales, su situación de marginalidad y los precarios sistemas sanitarios de los países de los que proceden. A la hora de brindar atención médica pediátrica a niños extranjeros, debemos individualizar nuestras actuaciones conforme a las características de cada paciente. No se puede simplificar en un protocolo único los estudios a realizar ante un problema de salud en un niño inmigrante. La atención de estos niños implica un sobreesfuerzo para el pediatra y el personal sanitario que los recibe, pues hay que vencer barreras idiomáticas, culturales y sociales para conseguir optimizar el estado de salud de estos pacientes. La descripción sindrómica inicial puede ayudar a priorizar los estudios a realizar en cada caso (según los diagnósticos más probables). Los niños que regresan al país de origen de sus padres se ven en una especial situación de riesgo, por no estar preparados para defenderse de patógenos que no existen o son raros en España.