Diarrea del viajero

  1. María de Mar Alonso Socas
  2. María Remedios Alemán Valls
  3. A. Castellano Higuera
  4. A. López Lirola
  5. E. Martín Ponce
  6. Juan Luis Gómez Sirvent
Journal:
Anales del sistema sanitario de Navarra

ISSN: 1137-6627

Year of publication: 2006

Volume: 29

Issue: 1

Pages: 127-138

Type: Article

DOI: 10.4321/S1137-66272006000200011 DIALNET GOOGLE SCHOLAR lock_openOpen access editor

Abstract

Las enfermedades diarreicas causadas por la contaminación de agua y alimentos por enteropatógenos continúan siendo causa de importante morbilidad en los países con escaso nivel de desarrollo. Se estima alrededor de unos 50.000 casos diarios de diarreas del viajero en el mundo, siendo el principal motivo de consulta de los viajeros que regresan de zonas no desarrolladas. El principal determinante de riesgo es el lugar de destino, existiendo diferencias importantes entre las distintas regiones en cuanto al riesgo y la etiología de la diarrea. La causa más frecuente de diarreas es la bacteriana, que representa del 60 al 85% de los casos, los parásitos representan el 10% y un 5% están producidas por virus. Aunque habitualmente cursa de forma benigna, pueden aparecer complicaciones, siendo excepcional la mortalidad asociada esta enfermedad. La prevención se basa fundamentalmente en seguir estrictamente las medidas higiénicas elementales y evitar la ingesta de alimentos y bebidas con riesgo de contaminación. La profilaxis con antibióticos sólo se aconseja en viajes de corta duración, en los que el riesgo y/o gravedad de las diarreas, sobre todo en pacientes inmunosuprimidos, sean superiores a los posibles efectos colaterales. El tratamiento de la diarrea del viajero se basa en una adecuada hidratación y se reserva el uso de antimicrobianos para situaciones clínicas moderadas y graves, siendo las quinolonas el fármaco de elección. La rifaximina es un nuevo fármaco aprobado para el tratamiento de las diarreas del viajero, sobre todo en áreas con enteropatógenos resistentes a las quinolonas.